Las Prioridades del Mago - Diego Muñoz

pdelmago

‘Las prioridades del mago’ no es más que el nombre que le doy al título de este artículo, sin pretensión ninguna de sentar cátedra sobre lo que significa literalmente. Es un esfuerzo por mi parte de sentarme a escribir algunas ideas y reflexiones que me regala la magia, de manera improvisada, en mí día a día. Allá van, ojalá que con esto se te derrame el café.

1. La magia

A cada uno realizar magia, ya sea de manera amateur o profesional, nos mueve las entrañas de un modo diferente. Pero ¿qué es para ti la magia?

La magia, en primer lugar, es para uno mismo. Eso debe quedar claro desde el principio. No existe magia para magos ni magia para profanos. Existe La Magia. La única diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser creíble. Y debes tener muy claro qué es para ti y cómo se lo quieres hacer vivir al espectador.

2. El ensayo

Son muchas, y distintas, las formas en las que cada mago practica o ensaya en su día a día. Pero antes, hay que diferenciar entre práctica y ensayo. Practicar es realizar varias veces algo que se ha aprendido, para adquirir habilidad. Por otro lado, ensayar digamos que es probar las cosas en las mismas condiciones en las que lo harás frente a público real. Y con ensayo, me refiero a ensayar de verdad. Si te pones una hora, que sea una hora real de ensayo sin ninguna distracción y sin quedarte mezclando una baraja con la mente en las nubes. A mí por ejemplo me gusta mucho practicar en la cama de mi habitación, sin embargo ensayo en la mesa del salón.

Así pues, debes buscar determinados lugares donde te sientas cómodo practicando y un determinado lugar donde te concentres bien ensayando.

3. La persona

Esto podríamos definirlo como el carácter del mago frente al público. Muy pocos magos consiguen desarrollar un personaje como tal. La mayoría usan una exteriorización de su personalidad como personaje. Hay magos que con salir al escenario y hacer una mueca ya enamoran a los espectadores, y otros que necesitan sus 15 minutos para empatizar. Define mucho más lo que hacemos que lo que decimos que somos. Es decir, lo importante es saber diferenciarse porque que una carta cambie de color no mueve a la gente para ir a ver a un artista. La gente quiere ver a Esa Persona en concreto.

Pero para ello, tienes que realizar un análisis introspectivo para conocerte bien. Por tanto, lanzo una pregunta: ¿Te conoces?

4. El espectáculo

Yo parto siempre de la premisa que reza lo siguiente: El mejor ilusionista es aquel que siembra mayor misterio en sus espectadores. Esto es lo que debería tener en un alto porcentaje un buen show. Lo que vive el espectador, la emoción o experiencia vivida, es una sensación real. Por otro lado tenemos la posibilidad de medir la potencia mágica del efecto en pro del asombro. No obstante, me resulta difícil tantear la balanza entre efecto y presentación, pues las dos cosas me parecen de igual importancia, y a menudo puede ocurrir que se coman terreno tanto una como la otra.

Respecto a un pequeño debate existente, la magia ha de nutrirse de otras artes. Pienso que es un plus añadido si, a parte de nutrirte, realizas en tu acto algo que no sea magia. Hay muchas emociones que no se pueden transmitir solo con magia.

5. Reciprocidad

Llegamos al último punto que quería comentar, y es lo recíproca que tiene que ser la magia respecto de ambas partes, el público y el ilusionista. En esta reciprocidad entran en juego tres conceptos muy importantes que, habitualmente, se confunden. Y son conectar, comunicar y transmitir. Podríamos definirlos de la siguiente manera:

·       Conectar es establecer una relación positiva con otra persona para tener cierta afinidad que haga que se sienta más unida a ti.

·       Comunicar es hacer saber un mensaje a una persona.

·       Transmitir es hacer llegar una emoción a una persona.

Lo ideal sería conseguir las tres, pero en mi opinión hay un problema, y es que las tres dependen entre sí. Para poder comunicar primero has de conectar con tu público, y para poder transmitir antes debes ser un buen comunicador. Lo que contamos durante el efecto hace que el truco se convierta en experiencia para el espectador. Por tanto, no sólo es mimar la magia y ensayar, o tener un personaje muy definido y un espectáculo dramáticamente bien estructurado. Lo realmente importante es el conjunto de lo que denomino las prioridades de un mago.

Después de abordar brevísimamente estos 5 puntos lo único que me queda es seguir disfrutando.

Hace tiempo leí, y se puede extrapolar a la magia, que ir despacio significa que vas lejos. Y es cierto. ¡Disfrutad del camino!

Todo esto no son más que palabras que quería compartir con vosotros, nada más. Ojalá que esto le sirva a alguien para pensar sobre el tema, con eso me doy por satisfecho.

Para despedirme, os dejo una frase del filósofo francés Henri Bergson.

“El ojo ve sólo lo que la mente está preparada para comprender.”

Gracias por leer, y gracias también a la Comunidad Mágica de Querétaro, México.

Un abrazo fuerte desde España, nos vemos pronto.

¡Hasta la próxima!

 

Puedes encontrar más información sobre Diego Muñoz en su Facebook oficial.

Sabemos que es importante conocer las diferentes opiniones y puntos de vista de artistas nacionales e internacionales, por ello ponemos a tu alcance está sección. 

No olvides compartirlo y dejar tus comentarios. Gracias

 

 

 

 

 

Cruz Zepeda1 Comment